9 de febrero de 2014

Nuestro primer cumpleblog




Me parece increíble estar escribiendo este post. El día 5 de Febrero ha hecho un año que comenzamos con este proyecto tanto mi marido como yo y he de confesaros que pensé que no llegaría a cumplir ni tan siquiera un año. La acogida por parte de nuestros lectores ha sido mucho más de lo que pudiéramos pensar en un principio y sobre todo hemos conocido gente maravillosa por la red, amigos blogueros de los que hemos y seguimos aprendiendo mucho, no tengo palabras suficientes de agradecimiento para todos aquellos que nos seguís, sin vosotros esto no sería nada.

Como podéis ver hay un abismo entre nuestra primera foto y la última, ni nosotros mismos nos lo creemos, esto es un proceso de aprendizaje constante, de leer, de mirar, de probar, nunca pensé que al montar el blog iba a aprender tanto de todo (cocina, fotografía, informática) "madre del amor hermoso", aprender es de las cosas más bonitas que hay pues supone un crecimiento personal constante.

Tras estas divagaciones quiero cederle momentáneamente la palabra a mi marido Fidel, pero sólo momentáneamente (pa que no se acostumbre ;). Él forma parte de este blog, y siempre me ha ofrecido todo el protagonismo, pero es justo que en una ocasión tan señalada como ésta participe en este post.

Nuestra primera foto publicada en el blog (¡Qué horror!)    5 de Febrero de 2013

Nuestra última foto a fecha de hoy

Le agradezco a mi queridísima esposa su deferencia por cederme "momentáneamente" un minúsculo rincón (el de los castigados ;) en este blog en el que tantos esfuerzos hemos invertido y que tanto nos ha ilusionado. Obviamente, yo soy el "lado oculto" de la blogosfera por la que se mueve Olimpia. A lo largo de este año, hemos afrontado juntos muchas vicisitudes, hemos aprendido mucho y sobre todo hemos evolucionado. Sin embargo, nunca hemos hablado públicamente del preciso instante en el que en nuestra mente germinó la idea de crear un blog de cocina, de las circunstancias que nos motivaron a dar ese paso adelante y a tomarnos en serio esta actividad, que para nosotros es una afición ilusionante. Recuerdo claramente aquel día, ibamos en coche en dirección a Portugal, con la amargura reflejada en nuestra mirada, y una gran pena en el alma, esa sensación de profunda derrota ante la vida que tiene aquel que recibe una noticia terrible, la que afecta a esas personitas a medio hacer tan vulnerables e indefensas ante la vida, y sobre las que vertemos nuestros afectos más tiernos, deseando protegerles a toda costa para evitarles los momentos dolorosos de la vida. A partir de aquel instante, surgió en nosotros la necesidad de buscar un pequeño refugio donde reponer fuerzas y oxigenarnos para seguir adelante con nuestro día a día, y ese refugio que ideamos aquel día camino de Portugal es este blog desde el cual os agradecemos a todos vuestra participación y vuestros comentarios.

Y, por fin, un año después podemos hacer un balance muy positivo tanto por las alegrías que nos ha proporcionado el blog, como por la evolución tan satisfactoria de ese problema tan grave que ocupaba nuestra mente a todas horas.

Esta experiencia bloguera nos ha servido para avanzar muchísimo en aquellas disciplinas por las que sentíamos gran interés. Cada uno de nosotros se dedicó a mejorar aspectos distintos que tenían incidencia en el blog. Mi maravillosa esposa Olimpia mejoró sus ya de por sí buenas artes culinarias (cuyo origen no voy a comentar, que lo cuente ella) buscando información, recetas novedosas, e intentando diseñar algunos platos de autoría propia. Yo  por mi parte, desempolvé mis raídos conocimientos de programación en HTML y los actualicé lo suficiente para manejarme con el blog (a veces con la plantilla totalmente desconfigurada con emisión en directo para toda la red, a las 3 de la madrugada, y con Olimpia apremiándome para solventar el problema). También intenté profundizar mis conocimientos básicos de fotografía, yo quería ser capaz de hacer esas fotos maravillosas que veía en otros blogs. Fué un proceso de descubrimiento personal muy satisfactorio; al principio tomé prestado algún libro de fotografía de la biblioteca, pero os juro que ninguno sirve para nada, no me aportaron gran cosa, tan sólo vaguedades. Mis mayores avances se produjeron cuando intenté comprender el funcionamiento de mi cámara reflex, paseando por toda la casa haciendo fotos cambiando las distintas opciones que traía la cámara y probando con la luz de la ventana, con la luz de una bombilla, etc.. para observar como reaccionaba la cámara.

Sin intención de alargarme más, y devolviendo el protagonismo a quien corresponde, os doy las gracias a todos por prestar atención a este pequeño trozo de nuestra vida, y os animo a participar en el sorteo, cuyas bases indicamos a continuación.


Los regalos son: El libro de La Receta de la Felicidad (me encanta), dos moldes de bombones
 de silicona, un set de tazas de medir con forma de cucharas, un set de cucharillas
 de medir,  dos paquetes de cápsulas metalizadas
para magdalenas o cupcakes.

Para participar en este sorteo debes hacer lo siguiente:
  • Escribir un comentario en este mismo post indicando que vas a participar en el sorteo y dejando tu correo electrónico para que podamos contactar contigo en caso de que resultes ganador@.
  • Aquellos que aún no nos seguís por Facebook, ¿a qué estáis esperando? No lo penséis más y pinchad en "Me gusta" para seguir nuestra página. Además podéis compartir el sorteo en vuestro muro de Facebook, para que todos vuestros amigos puedan participar en él.
  • El sorteo comienza hoy mismo (día 9 de Febrero) y terminará el viernes 28 de Febrero a las 23:30 horas. Publicaremos el nombre de la persona afortunada en Facebook y en un post el día 5 de Marzo. El sorteo lo realizaremos utilizando la aplicación gratuita de Sortea2.
  • Los regalos sólo se enviarán a domicilios situados dentro del territorio español.
Os deseo suerte a todos y espero que os guste, pues todos estos regalos llevan implícitos mi cariño y mi agradecimiento. Besitos, Olimpia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario